Sopa de novia, de boda, o de menudillos paso a paso foto a foto

“Refrany;
La sopa i el casament, en calent”
La sopa y el casamiento, en caliente.

Cómo hace bastante fresquito, viene muy bien la comida de cuchara, porque una buena sopita entra bien a cualquier hora, hoy os traigo una sopa una tanto especial,  y a la que se puede llamar de muchas formas:

  • de menudillos
  • de menudos
  • de gallina
  • de domingo
  • de comunión
  • de Navidad
  • de novia
  • de picadillo
  • de menudencias
  • de boda……
    ……e incluso cubierta pero noooo, la sopa cubierta es parecida, pero no igual, pronto os pongo la receta de la sopa cubierta, y veréis como no es igual, aunque tiene los mismos ingredientes, pero hay un paso final distinto, así como su presentación.

El nombre de sopa de boda o sopa de novia, tiene su historia y no es otra que antiguamente, es la sopa que se hacía para agasajar a los invitados de una boda, principalmente en los pueblos, aunque mucha gente lo asocia en que hubo una temporada allá por los 70 en que era raro el convite de boda en los que en los salones, no era este el primer plato del menú.

Para esta sopa, hace falta primero hacer un buen “Putxero”, así es como llamamos los valencianos al cocido, si es con pelota mejor, pero en caso contrario, yo tengo mi propio truqui que os contaré más abajo 😉
Primero comemos la sopa, y de segundo el resto de carnes, garbanzos, morcilla, patata y verdura

Necesitaremos;

  1. Un cuarto de gallina
  2. Un cuarto de pollo
  3. 250g de yemas “ouets” de gallina
  4. Mollejas de pollo
  5. Higaditos de pollo
  6. Dos blanquets (morcillas blancas)
  7. Hueso de tuétano
  8. Hueso de corvet
  9. Un hueso de rodilla
  10. 100 g de tocino entreverado
  11. 200 g de garreta de ternera
  12. 100g de magro de jamón
  13. Un tomate maduro
  14. Un apio
  15. Un cardo
  16. Una chirivía
  17. Un nabo
  18. 1/4  de col rizada
  19. Un puerro
  20. Tres zanahorias
  21. Una patata grande
  22. 400 g de garbanzos remojados
  23. Canela molida
  24. Nuez moscada molida
  25. Agua
  26. Azafrán
  27. Pan duro
  28. Sal, o pastillas de caldo de pollo.

La noche antes, ponemos a remojo en agua fresca los garbanzos y unapizquita de bicarbonato, o un puñado de sal. Esto hará que se hagan más rápido, y resulten muy tiernos.

Uno de los ingredientes principales de ésta sopa son las yemas, “ouets” de gallina. Al igual a las mujeres que producen un óvulo cada mes independientemente
de su actividad sexual, las gallinas producen un huevo cada día sin importar si tienen acceso a un gallo o no. En vez del óvulo por ciclo de 28 días de las mujeres, las gallinas
tienen racimos de 8 a 10 óvulos que van madurando hasta convertirse en
huevos a lo largo de un ciclo de 10 semanas. Van superponiendo ciclos de
tal manera que están poniendo huevos casi cada día durante cerca de dos años, lo que dura su vida en la explotación avícola.

 La yema es el óvulo de la gallina, que debe ser fecundado para poder
nacer pollitos. Esta baja a través del aparato reproductor de la
gallina, y tanto si es fecundado, como si no, al final, forma el huevo. Al abrir una gallina, podemos encontrar éstos huevos que se hubieran comenzado a formar pronto. Estas yemas las podéis encontrar frescas en las carnicerías, pollerías, en los mercados y muchos grandes supermercados, incluso las he visto congeladas. En caso de que no encontréis, podéis usar huevos de gallina camperos cocidos, aunque el sabor cambia un poco, lo importante es que no os privéis de disfrutar de esta rica comida 😉

En una olla rápida pondremos agua a hervir e introduciremos el pollo y la gallina (tras enjuagarlos y eliminar los posibles restos de plumitas que pudieran quedar), la carne los huesos y verduras

los higadillos y las mollejas bien limpias

  Con la espumadera ó rasera eliminamos toda la espuma posible, mi tía Conxeta decía siempre que son las impurezas de los productos que cocemos, me acuerdo cada día de mi tía, pero es inevitable no acordarme de ella, cada vez que hago un caldo o puchero, por ese motivo, aunque cocine en olla exprés o rápida siempre procuroeliminarlas previamente a tapar la olla, desespumando el caldo.
Y ahora ya tapamos con la válvula en el 2, y en cuanto salga el chorro de presión  a fuego mínimo 20 minutos. Si tenéis tiempo de hacerlo al “chup chup” saldrá todo muchísimo más rico, pero hoy en día tenemos tan poquito tiempo ¿verdad?

 Troceamos en dados el pan duro, mientras, pondremos el horno a calentar a 250ºuna vez cortado lo ponemos en una bandeja de horno y lo ponemos a tostar bajando la potencia a 200º durante aproximadamente 10 minutos,

 entonces girar los cubos para que no se quemen y dejarlos unos 10 minutos más

pasados 20 minutos enfriaremos la olla y tomaremos todas las precauciones necesarias para abrir la tapa sin peligro. Añadimos la patata pelada. Escurriremos los garbanzos, y los pondremos a cocer. A mí, me gusta hacerlo en una malla de algodón, para tener luego localizados los garbanzos,

y ahora viene mi truco si hago el “putxero” sin pelota, para que el caldo tengo su toque de sabor especial, en el momento de salar el caldo, pongo la sal (o dos pastillas de caldo de pollo), y añado una pizquita de canela en polvo y otra de nuez moscada recién molida, es un poco engañar el sabor final, simulando que he cocido pelota . Tostaremos en el microondas envuelto en un servilleta de papel, unas hebras de azafrán y lo incorporamos al caldo. Taparemos la olla y dejaremos
durante 10 minutos más.

   Dejaremos enfriar la olla sobre el fuego lentamente, o
en caso de mucha prisa enfriaremos bajo el grifo y abriremos la tapa…. colaremos el caldo y lo pondremos en un cazo. Añadiremos las yemas con mucho cuidado de que no se rompan, hasta que estén cocidas

 sacamos la carne y cuando esté templada la troceamos y deshilamos

dejamos templar las yemitas y las pelamos. Podemos saltarnos éste paso, pero yo no os lo recomiendo, porque mirad que diferencia de presentación y aspecto
aquí las yemitas sin pelar,

y aquí peladitas…¿a que no hay color?menuda diferencia ¿no?, yo creo que vale la pena perder el ratito de pelarlas

en un plato hondo pondremos las yemas grandes troceadas y el resto enteras, el picadillo de higadito, mollejas y carnes

 Añadiremos el caldo hirviendo

 

Sacaremos a la mesa con los tostones de pan aparte

 para que cada comensal se sirva el pan a su gusto

 

 acompañaremos con un  buen chorritón de limón y a disfrutar de un plato exquisito y tradicional

 ” A la taula i….BON PROFIT!!!
En breve, os pondré la receta de la auténtica sopa cubierta 😉
Si os gusta mi receta, podéis compartirla para que llegue a más gente.
Espero vuestros comentarios que para mí son MUY importantes y recordad que también estoy en Facebook https://www.facebook.com/El-calaixet-de-la-iaia-533062140099386/

Comentarios

Deja un comentario