masa casera de pizza fácil sin casi amasado paso a paso foto a foto

«Refrany; A on no hi ha farina, tot és moïna» Donde no hay harina, todo es malestar.

Tenía publicadas varias recetas de pizzas caseras…pero no tengo ni idea, donde han ido a parar, porque no las encuentro.

Total, que me toca comenzar de nuevo con las pizzas caseras, porque no es posible no tenerlas en mi blog

Hay varias masas distintas con distintos ingredientes que solía hacer, la verdad es que ya, pizzas, no hago, mas que cuando vienen mis hijos o mis nietas, que les encantan.

Para la de hoy, que nos saldrán una pizza grande de toda la bandeja del horno o dos medianas, es una masa que apenas da trabajo y muy buenos resultados, la única pega es que tenemos que ponerla en marcha un día o dos antes de tener previsto comer la pizza, o preparar la masa y tenerla en el congelador, que es un grandísimo adelanto.Necesitaremos;

  1. 25g levadura fresca de panadero
  2. 400g de harina de fuerza o normal de trigo tamizada
  3. 150 ml de leche entera tibia
  4. 150ml de agua mineral tibia
  5. Una cucharadita de sal
  6. Una cucharadita de azúcar blanquilla
  7. Dos cucharadas soperas de aceite de oliva
  8. Una pizquita de harina de maíz (opcional)

Un poquito de aceite y de harina, para que no se pegue la masa a las manos ni al rodillo o la superficie de trabajo. Todos los ingredientes a temperatura ambiente.

Ah un truco, para esta receta y para todas las que lleven sal y levadura. Estos dos productos se llevan mal, pero muy mal, por tanto, nunca los mezcles a la vez.

En un cuenco,que sea grande (pensad que luego la masa doblará su tamaño), pondremos harina 400g tamizada, para ello podemos usar la tamizadora o, si no tenemos, ir poniendo la harina en un colador y dándole golpecitos con el dorso de la mano, que vaya cayendo en el cuenco. El objetivo, es conseguir una harina muy fina,y que se separe en pequeñas partículas, con la que es más fácil trabajar y que da mejores resultados en el resultado final.

y haremos un huequito en el centro. En una orilla echaremos la sal.

Utilizaremos una pastilla de levadura fresca de panadero.

En la leche tibia, jamás caliente, desharemos una pastilla de levadura prensada.

Lo mezclamos bien, sin que nos queden grumos, (también podemos deshacer la levadura en un recipiente, con la leche y el agua tibia mezclada)

Añadimos poco a poco a la harina la leche,removemos con una cuchara o un tenedor de madera, y continuamos añadiendo , y removiendo, pero poco a poco.

vamos a ir añadiendo el agua, que esté apenas tibia nunca caliente, ni fría.

Añadimos una cucharada de aceite e iremos incorporando la sal, que teníamos en una orillita también

iremos removiendo e incorporamos el azúcar,

Al principio, estará un tanto pegajoso, tranquil@s que es así, cuando ya veáis que no podéis seguir con la cuchara o el tenedor, tendréis que hacerlo con la mano, muy limpia, solo hay que mezclar, no es necesario tener una bola perfecta amasada.

Echáis sobre la masa, media cucharada de aceite de oliva y embadurnáis la masa y el interior del cuenco ,con el dorso de la mano, formáis un aspa en la masa, untáis un trozo de papel film por dentro con aceite, o una tapa del cuenco, o un gorro de cocina, tapáis el cuenco

y os olvidáis de ella, todo el día en el frigorífico o toda una noche, da igual, se puede tener en el frigo incluso 48 horas sin ningún problema.

Un par de horas antes de ir a cocinar la pizza, sacaremos el cuenco del frigo, para que la masa, vaya cogiendo temperatura ambiente, como veis, ha hecho en el frigo el levado y la fermentación,

Limpiamos a fondo desinfectando perfectamente la bancada,

la enharinamos y volcamos la masa encima, nos podemos untar las manos con aceite o con harina, amasamos un poco durante un par de minutos y damos forma de bola.

Con la yema de los dedos, vamos presionando como si fuera un queso gruyere. Si los agujeros permanecen y no se cierran, ya podemos montar la pizza, que puede ser una grande o dos medianas. Si los agujeros se cierran, la masa se encojerá, para evitarlo solo hay que darle reposo.

En el mismo cuenco, untando con un poco de aceite ponemos la masa,

y la dejamos tapada, para que no se reseque, unos 20/30 minutos y estará lista para darle forma y ponerle los ingredientes elegidos, darle forma con el rodillo,de dos pizzas , introducirla en bolsas limpias de congelación y bien cerradas al congelador. Cando vayamos a montar la poizza, la sacaremos antes un par de horas.

la dejaremos para hacer una pizza grande de toda la bandeja,

partiremos la bola en dos,

y con el rodillo de amasar o una botella de cristal bien limpia,y enharinada también, damos forma circular, cuadrada, o a nuestro gusto, aplastando las bolas para dos pizzas. En este caso haré dos bolas una un poquito más grande en ovalado y otra un poco más pequeña , redonda. El grosor dependerá de como te gusten, muy crujientes, o mas gorditas, tipo pan.

Recuerda ,si la masa se encoje, tranquil@, la tapas con un cuenco, trapo o papel film, y la dejas reposar un ratito.

Puedes usar las dos bases, o puedes poner una protegida con papel film o una bolsa de congelación y meterla en el congelador. A la próxima que quieras pizzas, solo tendrás que sacarla un ratito antes y ponerle los ingredientes que prefieras, con tomate, salmón queso y eneldo está de miedo, por ejemplo. En breve, ideas de pizzas….

Ah! que se me olvidaba, la harina de maíz o maizena es para espolvorear el papel de horno, o la bandeja antes de colocar la pizza, eso le dará un sabor y un toque mas «profesional» 😉

….»A la taula i….BON PROFIT!!!!»

Si te gusta mi receta, puedes compartirla para que llegue a más gente.

Espero tus comentarios y recuerda que también estoy en Facebook https://www.facebook.com/El-calaixet-de-la-iaia-533062140099386/

Comentarios

Deja un comentario