Conejo con patatas tomillo y romero paso a paso foto a foto

«Refrany; Lladres, bolets i conills, per la vora dels camins» Ladrones, setas y conejos, por la orilla de los caminos.

Una carne maravillosa para deportistas, la carne de conejo tiene un alto contenido de vitaminas B3, B6 y B12. Una ración de carne de conejo aporta más del 100% de la cantidad diaria recomendada de vitamina B3, casi el 40% de vitamina B6 y el triple de las necesidades de vitamina B12.

Más razones para pasarnos a su carne es su contenido en fósforo, selenio y potasio. Por su parte, los hipertensos pueden lanzarse sin miedo a su consumo dado su bajo aporte de sodio. Otro de los de caballos de batalla de los grandes consumidores de carne es el ácido úrico. Afortunadamente, la carne de conejo carece de estos problemas. Además, las dietas de adelgazamiento o simplemente la apuesta por una alimentación sana no pueden perderse este tipo de carne blanca ligera y digestiva, pues 100 gramos de conejo no sobrepasan las 140 calorías.
No puede faltar en nuestra mesa,esta carne blanca, sin grasas y con muchas proteínas, os animo a consumirlo, porque está riquísimo.
Hoy un conejo guisado con unas patatitas romero y tomillo buenísimo, con el que tendréis que tener apunto una buena hogaza de pan porque aunque no queráis, no podréis reistiros a mojar su caldito que está, para chuparse lo dedos literalmente, uno a uno 😉
Para dos personas necesitaremos;
  1. Medio conejo de unos 600g sin la cabeza, troceado
  2. Dos ramas de romero fresco
  3. Dos ramas de tomillo fresco
  4. Un vaso de vino blanco
  5. Tres patatas grandes
  6. Media cebolla
  7. Tres dientes de ajo
  8. Pimentón de la Vera
  9. Aceite de oliva
  10. Sal
  11. Pimienta

Salpimentamos el conejo, mientras se calienta el aceite en la cazuela

Echaremos sal al aceite, para que salpique menos al freir la carne, y cuando esté caliente, iremos añadiendo el conejo

para ir sellándolo, en cuanto esté doradito,apartamos y reservamos

Pelamos y troceamos las patatas, he encontrado en el verdulero estas pequeñitas y las voy a poner en lugar de las grandes, en el mismo aceite de sellar el conejo,

freiremos las patatas, hasta que estén en su punto, laminaremos tres dientes de ajo los doraremos con las patatas y una vez dorados, del aceite y reservamos

añadimos al aceite media cebolla picada, y la pochamos a fuego bajo/medio y cuando ya casi esté lista,

añadimos el conejo reservado, enjuagamos las ramitas de romero y tomillo y añadimos a la olla,

en este caso el tomillo es seco, porque el fresco ya estaba un poco pocho…es lo que tiene el confinamiento, se me ha secado la planta y no he tenido opción aún de reponerla

removemos y añadimos una cucharadita de pimentón de la Vera dulce

rápidamente para que no se queme el pimentón o podría amargar y estropearnos el guiso, añadiremos el vaso de vino blanco

en cuanto evapore el alcohol, removemos y dejamos a fuego mínimo hasta que poco a poco, vaya reduciendo

cuando apenas quede salsa, añadiremos las patatas reservadas, removeremos, dejaremos un par de minutos para que las patatas cojan el sabor, podéis servirlo con la salsita tal cual, o pasarla por la batidora,

¡ y a emplatar!

como os decía antes

que no se os olvide aprovisionaros de pan

porque la salsita está de verdadera impresión

«¡¡¡¡ A la taula i….BON PROFIT!!!

Si te gusta mi receta y la compartes, me ayudarás a que llegue a mas gente ¡Gracias!

Espero vuestros comentarios que son para mi, muy importantes y os recuerdo que también estoy en Facebook https://www.facebook.com/El-calaixet-de-la-iaia-533062140099386/

Deja un comentario