Croquetas rellenas de huevo duro y jamón paso a paso foto a foto

«Refrany; Ous sense sal, ni cauen bé ni fan mal.» Huevos sin sal, no caen bien, ni hacen mal.

Hoy la cosa va de huevos. Como casi siempre en casa tenemos el privilegio de comer huevos caseros….son una auténtica delicia en enero, febrero, y todos los meses del año, pero claro, con esto del confinamiento, mis hijos no pueden bajar del pueblo, ni nosotros subir, así que no queda otra que hacerlos con huevos comercializados. Procuro comprar siempre huevos ecológicos o de clase 0, que dicen que son de producción ecológica, lo que significa “que las gallinas se crían en libertad y picotean maíz y otros cereales, además de hierbas y verduras del campo», no es que me lo crea mucho…pero «cuando no hay lomo, de todo como»

Estos huevos-croqueta, son muy parecidos a los Huevos Villaroy, pero no puedo denominarlos así porque no he puesto queso, y la salsa villaroy si que lo lleva, o sea, que no son otra cosa que huevos duros partidos por la mitad y reconstruida la otra mitad de croquetas con jamón.

Pero como una imagen vale mas que mil palabras, voy con la receta que en casa, tienen mucha aceptación, porque están riquísimos, ésta vez los he servido en un lecho de ensalada de canónigos y tomates de pera.

Necesitaremos;
  1. Seis huevos para cocer
  2. Dos huevos para rebozar
  3. Una cebolla
  4. Leche tibia
  5. 3 cucharadas grandes de harina
  6. Pan rallado casero
  7. Nuez moscada
  8. 150g de jamón serrano
  9. Aceite de oliva
  10. Sal Pimienta
Comenzaremos poniendo 6 huevos que estén a temperatura ambiente para que no se nos rompan, a cocer en agua fría con un poquito de sal y herviremos unos 10 minutos pasados los cuales pondremos en agua muy fría para facilitar el pelado. Si lo hacemos en el fregadero vigilaremos que haya filtro en el desagüe, pues las cáscaras de huevo son malas de quitar y producen obstrucciones.
cuando esten pelados, los partimos por la mitad
y vaciamos las yemas, reservando
Rallamos la cebolla y la pochamos en aceite de oliva. Añadimos tres cucharadas soperas colmadas, de harina y la freimos dejando que se empape bien de aceite y cebolla para que luego no deje sabor a harina cruda
Añadimos poco a poco un vaso de leche tibia, sin dejar de remover hasta que se disuelva
vamos trabajando la bechamel con cariño añadiendo poco a poco la leche, para que no se nos hagan grumos. En total serán suficientes unos 500 ml de leche
una vez tenga la consistencia deseada, que será espesa, añadimos las yemas picadas
el jamón en taquitos
la sal
la pimienta
removemos bien y dejamos reposar
en éste caso, como son para la cena, meto la masa en un recipiente hermético y la dejo en el frigo. La podemos preparar perfectamente de un día para otro
Preparamos el pan rallado casero, batimos dos huevos
y con la masa rellenamos el huevo duro dando forma de hueco completo
pasamos por huevo batido
pan rallado,
de nuevo huevo batido
y pan rallado otra vez. Me gusta hacer el doble empanado porque quedan mucho mas crujientes
con la capa mas gruesa de empanado
calentamos aceite de oliva en cantidad suficiente que nos quede todo el huevo-croqueta cubierto
y vamos añadiendo poco a poco los huevos-croqueta para que se nos dore. Con el fin de que no se nos queme demasiado el aceite, yo añado dos palillos de madera, como hacían mi iaia y mi madre.
A menudo que se vayan dorando los huevos-croqueta los iremos dejando reposar sobre papel de cocina para que absorba el exceso de aceite.
los he servido sobre un lecho de ensalada de canónigos y tomate
aderezada con aceite de oliva virgen, vinagre de módena y albahaca
riquísimos. «A la taula i…..BON PROFIT

Si te gusta ésta entrada, compartela por favor, así llegará a mas gente. Gracias.Espero tus comentarios y recuerda que también estoy en Facebook https://www.facebook.com/El-calaixet-de-la-iaia-533062140099386/

Deja un comentario