Roscón de hojaldre trufa y nata paso a paso foto a foto

«Refrany; I van ser feliços i van menjar anissos» Y fueron felices y comieron anises.

Pues no, anises no comimos, fue Roscón de Reyes de hojaldre, nata y trufa, pero felices, felicísimos SIIIII.

Este roscón es perfecto para quienes no tenéis tiempo, o queréis que los peques y jóvenes participen en la cocina durante las fiestas.

Tuve mil problemas al hacerlo, y ni lo iba a terminar….y mucho menos publicar. Pero cambié de opinión por distintos motivos, y no me arrepiento en absoluto.

Nunca he sido de ocultaros lo que no me sale bien, porque NADIE es perfecto ni muchísimo menos, y pobre de quien piense que lo es, o pretenda serlo. Estoy disfrutando unos días con mis sobris pequeños y mis nietas en casa, y entre otros planes divertidos, organizamos preparar un roscón fácil y rápido ya que a los cuatro les encanta que nos metamos en la cocina, como ya habéis visto en otras muchas ocasiones.

Pero ésta vez, el horno iba a jugarme una mala pasada, se paró a media cocción, el hojaldre no subió, lo dejé dentro, se quemaron algunas almendras y parte de la zona superior, y acabé llorando de rabia como una tonta. Madre míaaaa que absurda soy algunas veces 🙁

Les dije que iríamos a comprar uno a la pastelería…..pero luego pensé que no era tanto lo quemado, ya teníamos la nata y la trufa montada, y si, ciertamente no estaba muy bonito, pero lo realmente importante y bonito, era el buen rato que habíamos pasado juntos en mi minicocina con risas y diversión mientras lo preparábamos, y me decidí a continuar por ellos.

La vida es muy triste y complicada a veces, y es muy necesario, crear MOMENTOS FELICES, momentos que luego recordarán de mayores, cuando yo ya no esté.

No importa que el roscón esté mas moreno de lo adecuado, que haya que quitar alguna almendra quemada, y que el hojaldre no haya subido, tampoco importa que un año más, hayamos celebrado Reyes, un día antes, porque hoy les toca con las otras familias, todos tenemos derecho a disfrutar los nuestros, lo que verdaderamente importa, lo que tiene valor, son los momentos de felicidad, las sonrisas de complicidad que tendríamos luego ellos y yo, con el Roscón que estábamos preparando, en la mesa con el café y el resto de familia, esperando a quien le tocaría el rey o el haba, nuestras miradas, nuestro cariño.

Así que, aquí va este Roscón que es mas que especial, hecho por ocho manitas con una tremenda ilusión y muuuchas risas en la cocina.

Disculpad las patéticas fotos que saca mi móvil 🤦🏻‍♀️

Necesitaremos;

  1. Dos láminas de hojaldre fresco, redondas
  2. Agua de azahar
  3. Almendra laminada
  4. Frutas confitadas
  5. 1l. de Nata para montar o crema de leche
  6. Dos cucharadas de azúcar glas
  7. Dos cucharadas de agua sin sabor a cloro
  8. Una cucharada de queso fresco de untar
  9. Un huevo
  10. 250g de chocolate puro fondant
  11. Un rey
  12. Una haba

Lo ideal será comenzar preparando la trufa y la nata, para ello, habremos puesto con suficiente antelación la nata en el frigorífico, así como el recipiente donde la vayamos a montar y las varillas de las batidora.

Batimos 500g de nata y cuando comience a montar, añadimos dos cucharadas de azúcar, y una cucharada de queso. Acabamos de montar. Tapamos el recipiente, y al frigo.

Ponemos en el micro hasta que esté a punto de hervir 500g de nata. Le añadimos 250g de chocolate fondant que habremos troceado previamente y removemos hasta que se integre en la nata.

Dejaremos enfriar, taparemos con papel film y al frigo, durante unas tres horas

Desenrollaremos con cuidado la masa de hojaldre redonda, y la colocaremos sobre el papel (sulfurizado o de horno que lleva), en un recipiente, pondremos dos cucharadas de agua y una cucharadita de agua de azahar, y pincelaremos toda la base exceptuando el centro como de un palmo de ancho.

Con mucho cuidado colocaremos encima la otra base, procurando que coincida, lo máximo posible, a mi nieta pequeña le ha salido ¡redondo! 😉 pasaremos la mano, con cuidado de no apretar, con el fin de que queden unidas las dos piezas.

Con unaro de emplatar, cortapastas, o un plato, buscaremos el centro, y presionaremos para hacer el agujero central. Mi aro mide 15cm.

quitaremos con cuidado el cículo de masa, que podemos guardar en el congelador, introduciéndolo en una bolsa, para usarlo con otra receta que se nos ocurra.

Batiremos el huevo, añadiendo unas gotitas de agua de azahar y pincelaremos toda la superficie

Decoraremos colocando las frutas a nuestro gusto, en este enlace tenéis el paso a paso para hacerlas, es perfecto tenerlas preparadas en el congelador por ejemplo http://elcalaixetdelaiaia.es/2018/03/naranjas-confitadas-paso-a-paso/

distribuimos las almendras laminadas

y preparamos el azúcar nevado tan característico de los roscones, con dos cucharadas de azúcar blanquilla y unas gotas de agua de azahar, mezclando manualmente

repartiendo por el anillo. Con mucho cuidado,colocamos sobre la rejilla del horno, para poder desplazarlo sin problemas, y lo dejaremos unos 20 minutos en el frigo, porque es importante que la masa esté fría en el momento de hornear.

Precalentamos el horno con la bandeja a media altura, calor sólo abajo a 190 grados. Cuando llegue a esa temperatura

lo introducimos en el horno, durante unos 20 minutos. Mirad que bien iba a los 12 minutos, pero…..ha sido cuando se ha apagado el horno, aún no se porque razón y en lugar de subir, se me ha bajado, lo he mantenido dentro, mientras intentaba solucionarlo y al final se me ha quemado un poco……

y así ha quedado nuestro roscón, pero para nada quedará así el vuestro, pensad que todo irá como debe, la masa habrá subido mas del doble que el mío y la superficie estará dorada en su punto.

Lo dejaremos enfriar sobre una rejilla y

cuando esté completamentefrío, con mucho cuidado porque el hojaldre es muy delicado, con un cuchillo de sierra, lo cortaremos por la mitad

apartaremos la tapa

liaremos con papel film el haba y el rey, como si fueran unas caramelitos y aquí llegó el momento discusión, porque todos querían poner el Rey….para el año que viene 4 figuritas de Reyes 😂

y tras rellenar el disco de abajo con una manga pastelera y una boquilla rizada con la trufa y la nata que tenemos en el frigo,

colocaremos con astucia jajajaja,

Y al frigo, porque lleva trufa y nata y esto es imprescindible.

No ha quedado perfecto, pero para mis niños y para mi, es el ¡MEJOR ROSCÓN DEL MUNDO MUNDIAL!

y con toda sinceridad os puedo asegurar, que era muchísimo mejor el sabor que el aspecto.

El año que viene, mas y mejor. Espero que los Reyes Magos, sean buenos con vosotros, con nosotros, ya lo han sido, permitiéndonos disfrutar de un día más juntos y por muuuuuuchos años más.

Si te gusta ésta entrada, compártela, Gracias por hacerlo. Si quieres comentar, tus comentarios para mi son MUY importantes y recuerda que también estoy en Facebook https://www.facebook.com/El-calaixet-de-la-iaia-533062140099386/

Deja un comentario