Cordero confitado sin horno paso a paso foto a foto

Refrany;

«Al gener, cada ovella amb son corder». A enero, cada oveja con su cordero

La primera receta del 2020.

Hablando de cordero, con mi amiga Isabel, me comentó que la parte que mas le gusta es la garreta, le contaba que particularmente suelo reservar las garretas o brazuelos para hacerlos confitados, ella me dijo que no conocía ésa receta y al ir a buscarla para enviarle el enlace, comprobé…..que no estaba en mi blog. Debió ser de las muchas que se perdieron en la migración y que poco a poco voy descubriendo.

Total que…..cómo tenía dos garretas, me puse rápidamente, manos a la obra porque ésta receta no puede faltar en mi blog. Estoy muy disgustada con las fotos finales del plato, ya que no se aprecia el resultado tan apetitoso de la carne, pero, voy a publicarlas de todas maneras, porque os aseguro que merece la pena.

Esta es otra receta que aprendí de recién casada, y que era todo un éxito en nuestras épocas de campistas.

Es perfecto para dos, para los que no tienen horno, para los que quieren un plato delicioso sin complicaciones, para los que no tienen tiempo y quieren sacar un buen plato y mucho mas. El gran problema de la carne de cordero, es que lo tienes que hacer en el día si quieres disfrutar de un buen sabor de carne, porque recalentada no sabe bien, pero en este caso, como se conserva en el aceite, como «el frito», «la orza» o «las tajás», no cambia para nada el buen sabor, con lo que se puede preparar un día o dos antes ¡y está buenísima!

Podéis usar cualquier otra parte del cordero, pero yo llevo toda la vida haciéndolo con la garreta o brazuelo.

Para dos necesitaremos;

  1. Dos garretas de cordero
  2. Una ramita de romero
  3. Aceite de oliva
  4. Dos dientes de ajo
  5. Sal y pimienta

Eliminaremos la punta del hueso de la garreta para que quede mas aseado.

Buscaremos un cazo en el que nos quepan lo mas justo posible las garretas, porque habremos casi que cubrirlas de aceite, y cuando mas justas quepan, menos aceite necesitaremos.

Hoy he ido un poco justa, pues he tenido la mala suerte de que se me ha resbalado la botella de aceite y se ha estrellado contra el suelo, así que he tenido que echar mano del que tenía en casa y uso para las tostadas. Pondremos un poco de aceite de oliva a calentar

cuando comience a humear, pondremos el cordero, y lo doraremos por todos lados para sellarlo

pero cuidando no tostarlo demasiado, con unos 10 minutos, será suficiente

añadiremos dos ramitas de romero bien lavadas

y añadiremos aceite, si os es posible, hasta que cubra las garretas

incorporamos un par de dientes de ajo chafados, con su piel, bajaremos al fuego mínimo, pero mínimo de verdad ¿eh? en la vitrocerámica lo dejo siempre al 2 y en la de gas, en el fuego mas pequeño y al mínimo que permite el mando, y nos olvidamos del cordero que necesitará aproximadamente dos horas hasta que esté hecho, aunque podéis ir pinchando para ver si la caerne está blandita, porque todo depende del tipo de cordero que sea.

cuando veamos que está hecho, lo sacamos del fuego, y si no lo vamos a comer enseguida, dejamos enfriar y podemos guardarlo de dos maneras, cubriendo el cazo con papel film y al frigo o

volcándolo en un recipiente con tapa y al frigo, lo importante es que este la carne cubierta de aceite. Os puedo decir que bien tapado, llegué a ternerlo (una vez que sufrimos un ingreso de imprevisto), casi una semana y sin problemasssss……

Podéis poner la guarnición que os apetezca, a mi marido le gustaba mucho la de habas con ajitos tiernos cuyo paso a paso, podéis encontrar aquí http://elcalaixetdelaiaia.es/2014/03/habas-con-ajitos-tiernos-fabes-amb/

Unos guisantes con jamón http://elcalaixetdelaiaia.es/2018/09/huevos-con-guisantes-y-jamon-paso-a-paso/

Unas patatas panadera con cebollita caramelizada, o la que más os guste. Hoy para presentaros la entrada, he buscado lo que tenía en el frigo….unos champiñones, unas patatas y unas zanahorias, que en casa nunca faltan

Cómo la idea es de no usar el horno, porque no tenemos o para economizar, porque no vale la pena encenderlo para dos, lavaremos las patatas, pelaremos las zanahorias y las pondremos a hervir hasta que pinchando la patata, esté cocida. Sacamos las verduras y retiramos el agua que nos haya podido quedar.Fregamos el cazo y añadimos el aceite que está con el cordero, colándolo, lo ponemos al fuego

Limpiamos y laminamos los champiñones y les damos una vuelta, retiramos y reservamos

en el miso aceite, salteamos las zanahorias, retiramos y reservamos

y lo mismo hacemos con las patatas que previamente habíamos cocido. Salpimentamos las verduras y reservamos.

salpimentamos las garretas y las introducimos en el aceite hirviendo, únicamente para calentarlas

Las fotos han salido muy oscuras y no puede apreciarse el verdadero aspecto de la carne, lo siento, pero para nada quedan tan pasadas.

y la carne queda tan tierna y sabrosa que parece mentira que este cordero confitado, esté tan rico, sin ningún trabajo,

y os aseguro que es una receta fantástica, para no complicaros en la cocina

ideal para un día de fiesta

o para cualquier día normal, que queramos convertir en especial. «A la taula i…….BON PROFIT!!!»

La próxima vez que lo haga (que será pronto) prometo hacer fotos en las que se pueda apreciar mejor el aspecto real de la carne 😉

Espero que os haya gustado mi receta, si es así y la queréis compartir ¡Gracias!
Recordad que tambien estoy en Facebook https://www.facebook.com/El-calaixet-de-la-iaia-533062140099386/
y que espero vuestros comentarios.

Deja un comentario