Como hacer la auténtica Orxata de xufa horchata de chufa casera paso a paso

Xé que bona…l’orxata de xufa!
Nada mejor que una refrescante horchata de chufa, sentada a la sombra de una palmera…..y cara al mar.

El término horchata se aplica a ciertas bebidas azucaradas que, en función de los productos utilizados para su elaboración, puede denominarse:

  1. Horchata de ajonjolí.
  2. Horchata de almendra.
  3. Horchata de arroz.
  4. Horchata de chufa.
  5. Horchata de coco.

Pero hoy os voy a hablar de la HORCHATA DE CHUFA

La chufa es un tubérculo, de forma rugosa y un color marrón oscuro que se acerca al color tierra: podríamos decir que su aspecto recuerda a las avellanas. Sus formas son comúnmente redondeadas, pero también pueden ser un poco alargadas. Según sean redondeadas o alargadas, se las conocerá como llargueta o ametlla, respectivamente. No olvidemos, por si queda alguna duda, que este tubérculo es comestible crudo, a mi me encanta comerlas, simplemente hidratadas unas 12 horas en agua.

La chufa, necesita suelos arenosos y un clima templado como el mediterráneo y que, por este motivo, es tan popular su cultivo en Valencia. Es por eso, por lo que en el único lugar donde se cultiva la chufa de España actualmente, es en la Comunidad Valenciana. De hecho, son 16 los municipios que cuentan con vastos campos de cultivo de chufa en esta comunidad. Todos ellos están situados en la zona de l’Horta de Valencia, que se ha encumbrado como el mejor lugar para el cultivo y recolección de esta planta.

Seguramente conozcas algunos de estos pueblos y que, más aún, hayas oído hablar de  “Alboraia”, Alboraya. Esto es porque se trata de un municipio en el que el cultivo de chufa y la producción de horchata construyen lo más característico de su cultura, hasta el punto de ser considerada como la “cuna de la chufa” 🙂

Un vaso de horchata sin azúcar tiene menos de 40 calorías, nada de gluten ni lactosa y propiedades muy interesantes,y es que la horchata de chufa, aporta beneficios y propiedades para la salud.
De hecho, destaca por ser una bebida que además de refrescarnos en los días más calurosos del año, contiene una importante riqueza nutricional que se traduce en el aporte de una gran diversidad de nutrientes esenciales para nuestro organismo, además de ayudarnos a hidratar nuestro organismo durante la primavera o el verano. Se obtiene (como os decía más arriba) de la chufa, un tubérculo de color marrón por fuera y amarillento por dentro, cuyo cultivo en nuestro país fue introducido por los árabes en el siglo VIII.

Es rica en minerales (como el fósforo, magnesio, hierro y calcio) y en vitaminas, (principalmente C y E), convirtiéndola en un buen aliado para disminuir los niveles de colesterol.

No contiene lactosa ni colesterol, pero sí incluye una serie de enzimas que facilitan la digestión, por lo que se dice que su consumo es apropiado para quienes tienen el estómago delicado; eso sí, siempre y cuando no se le añada azúcar. Es un excelente antidiarreico, especialmente por su elevado contenido en almidón, por lo que su consumo, siempre y cuando no sea abusivo, no tiene por qué provocar estreñimiento. Al no aportar sodio, es ideal también para personas hipertensas que tengan la tensión alta, y además posee grasa insaturada (ácido oleico), siendo positiva incluso dicen que en la lucha contra las enfermedades cardiovasculares.

Las primeras referencias escritas en España sobre la receta de esta bebida son de finales del siglo XVIII y son recogidas en el libro “Alcaldes de Casa y corte” de 1786.Recientemente se ha descubierto el que podría ser el primer manuscrito donde se prescribe la horchata de chufa con fines curativos, se trata de un documento del II Conde de Soto Ameno (Alcalde de Alicante en 1812) el cual alivia su enfermedad gracias al tratamiento a base de leche de chufas prescrito por el Doctor Alcázar

Sobre su nombre…corre un cuento que como tal…NO es verídico.
El cuento dice que en la época de la reconquista, una aldeana llevó al rey de la Corona de Aragón un poco de horchata. Al rey le fascinó el sabor y preguntó qué era aquello. La chica respondió que era leche de chufa (llet de xufa, en idioma valenciano), nombre con el que se conocía la bebida. El rey exclamó: “Açò no és llet, açò és OR, XATA!” es decir “¡Esto no es leche, esto es oro, chata!”. Se originó un juego de palabras entre “or” y “xata”, dando el supuesto origen al vocablo valenciano “orxata”, forma de escribirlo en dicho idioma, pero vamos que a mi me suena mas a chiste que a otra cosa, no hay que olvidar el buen humor que tenemos los valencianos que incluso nos reímos de nosotros mismos.

Pero ésto es un BULO inventado, “una gracia” dicen….aunque yo no se la veo por ningún lado, de hecho, me asombra mucho que haya corrido como la pólvora y que haya tantísima gente que lo considere cierto, ¡en fin!

¿A que despues de todo ésto que os cuento os han entrado ganas de tomar un frío y delicioso Vaso de horchata de chuta? pues vamos hoy a ver, como es de fácil hacer horchata de chufa en casa, de una forma artesana y natural. Siempre pensando en quienes estáis lejos y queréis disfrutar de algo tan valenciano y rico a la vez. Incluso por internet se puede comprar la chufa, éso si que sea D.O. valencia, porque de lo contrario, no sabe igual. Para preparar la auténtica horchata de chufa, solo hacen  falta chufas, agua y azúcar NADA MAS, no es necesario ni limón ni canela ni nada mas…..

Para conseguir 1litro y 200ml de horchata natural de chufa necesitaremos;

  1. 250g de chufa valenciana con D.O.
  2. 150g de Azúcar blanquilla
  3. Un litro de agua mineral o sin sabor a cloro.

Estas chufas son compradas en el Mercat Central de València, pero las venden en casas de frutos secos, muchas tiendas de alimentación, grandes supermercados e incluso por internet.

La chufa ha de estar a remojo como mínimo 12 horas en agua, que cambiaremos al menos tres veces.

Así que las lavaremos bien bajo el chorro del agua para eliminar posibles impurezas, las cubriremos de agua natural sin sabor a cloro y las dejaremos en el frigo sobretodo si es temporada de calor.

Así están tras doce horas de remojo y tres cambios de agua

en esta imagen podéis comparar la chufa seca de la hidratada, ¡me encanta comerla así! y como no me dé prisa a triturarlas…quedarán pocas para hacer la horchataaaaa jajajajaja

así que la escurriremos y la volcaremos en la jarra de batir

añadiremos medio litro de agua mineral o sin sabor a claro

y trituraremos hasta ver que la chufa con el agua hace una especie de papilla

Para el siguiente paso necesitamos un colador muy fino con una gasa, o un colador de tela grande, como el que tengo para estas cosas.

vamos colando y apretando con un cucharón

o la mano del mortero y pasando la leche de chufa a un bol

una vez haya pasado por el colador de tela la leche de chufa, volcamos los resíduos que hayan quedado en el colador, de nuevo en el recipiente de la batidora

añadimos el medio litro de agua restante

pesamos 150g de azúcar blanquilla, si queréis aportar dulzor a la horchata, en caso de que estéis a dieta o no podáis tomar azúcar por la razón que sea…podéis sutituir el azúcar por Tagatesse. La cantidad sería de 75g, ya que endulza el doble que el azúcar. A mi madre siempre le hacía así la horchata porque era diabética y así no se privaba de disfrutar de una buena horchata granizada, ni de ningún dulce porque la tagatosa sabe exactamente como el azúcar glas, y aunque es un poco caro, compensa, porque solo hay que usar la mitad justo que de azúcar, aguanta de maravilla la temperatura del horno y todo sabe genial. Se puede comprar en herbolarios, tiendas de dietética o similiares 😉 de nadaaa

volcaremos el azúcar o endulzante en el recipiente de batir

y añadiremos el medio litro de agua que teníamos reservado

y seguimos triturando hasta que veamos que los restos de la chufa estén lo mas desechos posible

usaremos de nuevo el colador de tela, hasta que veamos que ya no sale leche de chufa, entonces lo apretaremos con la mano para exprimir lo máximo posible, todo lo que quede en el colador, al acabar, lo lavo con un jabón casero neutro, lo blanqueo con oxígeno puro lo dejo secar al sol y blanco, limpio y listo para él próximo uso.

La leche de horchata, la dejaremos tapda con papel film en el frigo unas 4 horas para que fermente, luego podemos ponerla en una botella y al frigo o al congelador.

Al no llevar conservantes supongo que no durará más allá de un par de días, pero no os lo puedo asegurar, la pongo en recipientes de rosca pequeñosa y la tengo en el congelador, pero la líquida, la del frigo, nos la bebemos enseguida así que en mi casa no dura mas que el día, lo importante es que la tengáis en el frigo o congelador

porque se ha de servir MUY MUUUUUY fría.

incluso ligeramente granizada, para ello la pondremos en el congelador

y en el momento de servir la pasaremos por la trituradora para romper los cristales

se puede tomar sola

o mojando en ella los típicos fartons caseros y hojaldrados

una ensamaida, croisanes, coca de llanda o…… como mas me gusta a mi…. como se ha comido toda la vida antes de que se inventara comerla con fartons, ya que antiguamente, se disfrutaba con unas deliciosas rosquilletas valencianas con anisitos mmmmmmm maravillosoooo maridaje si, si,siiii, en mi opinión, nada para mojar una horchata que las deliciosas rosquilletas caseras de siempre crujientes finitas y con “llavoretes” 😋😋😋👍🏻

La horchata de chufa valenciana es todo un manjar que además sirve para hacer un montón de recetas como por ejemplo estas torrijas http://elcalaixetdelaiaia.es/2018/04/torrijas-de-horchata-llesques-dorxata-i-gelat-de-merenga-paso-a-paso/

y unas cuantas mas, que iré publicando poco a poco.

Ya ves que fácil y rápido de hacer, confío que te haya gustado mi receta, si es así y la compartes llegará a más gente. Espero si quieres, tu comentario y te recuerdo que tambien estoy en Facebook https://www.facebook.com/El-calaixet-de-la-iaia-533062140099386/ 

Comentarios

Deja un comentario