Mandarinello casero paso a paso

“Refrany;

València és la terra del Jesuset: en no fer aire, ja no fa fred” Valéncia es la tierra de Jesusito: en no hacer aire, ya no hace frío

Yo no soy muy de alcohol, de hecho apenas me gusta, pero ésta es una bebida suave, si os gustan las copas fuertes, no pongáis agua al elaborarla. Éste licor, va muy bien tenerlo en casa ya que se le pueden dar muchos usos en la cocina, es perfecto para tomar un chupito helado y ahora veréis que fácil es de hacer.

La mandarina, es el cítrico que mas agua contiene, también posee altos
niveles de vitamina C, y potasio, vitamina A, B1, B2, B6, magnesio y
fósforo, lo que la hace desarrolladora del metabolismo celular y a su
vez gran fortalecedora de huesos y dientes.
Al ser una fruta con antioxidantes, ayuda a prevenir las enfermedades
degenerativas, combate la acción nociva de los radicales libres, y
retrasa el proceso de envejecimiento de las células.
Además, es perfecta para las dietas ya que da sensación de saciedad, por todo esto la mandarina suele ser recetada por los médicos cuando se
presentan casos de anemia.
Las mandarinas son muy beneficiosas para las embarazadas, ya que dicen que gracias
a su contenido de ácido fólico ayuda a prevenir la malformación en el
feto y la espina bífida
Se recomienda para los resfriados, principalmente en los niños debido a su acción anti-infecciosa y su alto contenido en Vitamina C.
Es una fruta rica en sabor y nutrientes, por ello es recomendable que se incluya en los hábitos alimenticios de todas las personas; su sabor se presta para realizar pasteles, ensaladas, complementos para pizzas, salsas, y claro está, zumos y batidos.
Es una fruta que me encanta, porque es muy suave y no tiene la acidez de la naranja, éstas son de huerto particular y casero, me hubiera gustado haceros la foto mientras las cogía del árbol, pero se me olvidó, son ecológicas y muy muy dulces.

Necesitaremos;

  1. La piel de cinco mandarinas
  2. Una mandarina entera
  3. 550cl de vodka o de aguardiente
  4. 150cl de agua
  5. Un palo de canela
  6. Una nuez moscada
  7. 150g azúcar

Para el mandarinello suave con almíbar;

  1. 250g de Azúcar blanquilla
  2. 250g de agua mineral

 

Lo primero que haremos es lavarlas muy muy bien, aunque éstas son de casa, pueden tener restos de polvo y las que compremos abonos químicos e insecticidas, como vamos a usar la piel es muy importante que estén bien limpias

Pelaremos 5 mandarinas y dejaremos una entera, como vamos a quitarle toda la parte blanca, (llamada albedo) porque amarga, introduciremos las pieles en un recipiente con agua, ya que remojada y húmeda se quita muy bien. Podéis utilizar un pelapatatas, pero queda mucha parte blanca y os puede amargar el licor, que solo ha de tener la parte de la piel (llamada flavedo) con color que es la que lleva los aceites esenciales

Las mandarinas peladas, las envolveremos en papel film y ya las tenemos listas para el postre, o para preparar alguna deliciosa receta

raspando con un cuchillo, veremos que pronto y fácil sale toda la parte blanca de la mandarina, éste truco os sirve para cualquier cítrico

En un recipiente de cristal que tenga la boca ancha, iremos colocando las pieles limpias de parte blanca, que por si no lo sabéis se llama el ALBEDO, por si os interesa saber cómo se llama la parte coloreada de los cítricos, aprovecho la ocasión para deciros que se llama el FLAVEDO  y que es la parte más visible de la piel, la que tiene color y la que contiene
las glándulas de aceite aromático, con las que se enriquecen tantas
recetas de cocina, cómo ésta que os traigo hoy 😉

una vez tengamos todas las pieles, añadiremos la mandarina entera que estará lavada como las otras

le toca el turno a la ramita de canela y la nuez moscada

y al Vodka que pondremos 550ml si nos gusta muy suave, y 750ml si nos gusta muy fuerte y en éste caso no añadiremos ni gota de agua. Sale un licor divino, pero con mas sabor a alcohol, ésto ya a vuestro gusto

incorporamos al recipiente 150g de azúcar blanco

y si os gusta suave, 150ml de agua mineral, o del grifo si la que sale no sabe a cloro

Taparemos herméticamente y dejaremos en un lugar oscuro durante tres semanas…

aunque de vez en cuando batiremos el recipiente cual maraca de Machín o removeremos con cuidado y volveremos al sitio freso y oscuro. Una vez pasadas las tres semanas, tenemos dos opciones, colar el caldo y embotellarlo o si lo queremos más dulce y más suave aún, colarlo y añadirle un almíbar.

 

para ello, pondremos en un recipiente de acero inoxidable (no de aluminio), el agua mineral o sin sabor a cloro junto con el azúcar al fuego, y removeremos hasta que el azúcar se disuelva, manteniendo un fuego suave, de ésta forma prepararemos un jarabe, que retiraremos del fuego cuando resulte transparente. Dejaremos enfriar y mientras tanto,

 colaremos el ron que teníamos macerado con un colador de tela

 

retiramos las pieles de mandarina y el palito de canela y

añadiremos el jarabe de azúcar que ya se habrá enfriado. Removemos y

Colocaremos en botellas de cristal previamente esterilizadas. Taparemos y dejaremos reposar de nuevo en lugar freso y oscuro 7 días mas.

Pasados los 7 días pondremos la botella que vayamos a consumir en el frigo y la copita o vaso de chupito o licor en el congelador.

 Y disfrutaremos de un maravilloso licor casero de mandarina dulce y suave….o menos dulce y menos suave….a vuestro gusto

“Salut que tingám!!!”

Si te gusta mi receta, puedes compartirla y clicar en g+1 para que llegue a más gente.
Espero tus comentarios y recuerda que también estoy en Facebook https://www.facebook.com/El-calaixet-de-la-iaia-533062140099386/

Deja un comentario