Diumenge de rams domingo de ramos

“Refrany;

Huí es diumenge, diumenge de Rams, a l’altre diumenge, la mona entre mans”

Hoy es domingo, domingo de Ramos, al otro domingo, la mona entre mano:

Este “refrany o dite” lo decía mi aiaia y también el que dice que “el Diumenge de Rams, qui no estrena no de mans” pero que también decía por todos santos….que grande era mi iaia con lo chiquitita que era.

Cada año en casa, no faltaba la “branqueta d’olivera”, que traían mis padres de L’Esglesia del Ángels con visita incluida a toda su familia o de la Iglesia de Santa Cecilia, cuando por la razón que fuere no podían desplazarse. Mientras mis hijos fueron pequeños, no les faltó nunca su palma, al igual que a mi nieta mayor, a la peque….por unas cosas u otras, ya no fue posible comprársela ni llevarla a bendecir, pero aun está su iaia a tiempo para remendar ésto.

Mi madre decía que la ramita de olivera o la palma, se ponía en el balcón para protegernos de malas cosas…ai mamá….en fin. Muchos años cuando yo era pequeña íbamos a comprar las palmas a la plaza de la Virgen y cuando la semana santa caía alta como éste año, aprovechábamos la visita a la Mareta y ver su tapiz y luego manto de flores. Cuando la mami se fué seguimos yendo con el papi y él era quien se encargaba de ir a llevarlas a bendecir….sobretodo los últimos años en que a nosotros nos era imposible.

Muchas veces, seguimos haciendo las cosas por tradición, por costumbre, por recuerdos…. y hoy me he acercado a la Iglesia de Vera, pero como iba como siempre, a todas horas y todos lados con mi perrita, (ya que no puedo dejarla sola ni un minuto porque sufre ansiedad de separación), me he quedado en la puerta, claro, a los perritos no los dejan entrar en casi ningún sitio ni aún siendo pequeños y llevándolos en brazos y desde fuera he podido seguir un rato de misa.

han salido a dar la vuelta por la placeta y cuando vuelto a entrar a la iglesia….la han cerrado y me he quedado esperando la salida.

Me he encontrado una conocida y al saludarnos y contarle lo que me había pasado, ha sido tan generosa y amable de compartir conmigo sus ramas de olivo, así que de nuevo éste año y en honor a mis padres, y en particular a mi padre, que mientras vivió se ocupó de que nunca me faltara una ramita de olivo, las tengo en mi casa y se las llevaré a mis nietas cuando pueda subir a verlas.

Por vosotros, papaitos, por ti, papá,

este año tampoco me faltan “les branquetes d’olivera” sigo con la tradición de la mamá, colgaré una en el balcón y les llevaré el resto a vuestras bisnietas

Comments

  1. Desde que estamos tan crece de la ermita de Turis mi marido sube y me recibe ramas de olivo y laurel que el cura bendice en el patio tanto ramos como personas y luego yo me encargó de hacer ramitos para mis hermanos, mi nuera, consuegra y para mi casa uno lo pongo en la entrada y el otro en la verja de mi ventana muchos recuerdos .

Deja un comentario