Tarta fría Anael de chocolate blanco, caramelo y flores de piña paso a paso foto a foto

“Refrany;
Bona sogra será, la qui recorda cuan va ser nora”
Buena suegra será, la que recuerda cuando fue nuera

Hoy 5 de Agosto, el cumple de mi nuera pequeña, Anael. Mi chica, (con permiso de mi consues Charo y Amador claro, jejeje).
El año pasado no puede hacerle tarta de cumple, ya que tal día como hoy…estábamos diciendo adiós en ésta vida a mi papi.
Así que éste año he querido hacerle una tarta especial para intentar borrar un poco el amargo sabor del último cumple.
Gracias cariño, por habernos dado tanto amor en tan poco tiempo, por esas largas noches y días en salas de espera de urgencias y hospitales, incluso en noches de fallas, o cumpleaños, por haber estado SIEMPRE a nuestro lado, en los mas duros momentos, con un gesto de cariño, de ánimo, con una dulce sonrisa, con una amable palabra de aliento o un tierno abrazo.Fuiste una nieta y nuera EJEMPLAR para los que se fueron, desde un principio, y en todo momento y lo sigues siendo para los que quedamos, y aunque ya lo sabes te recuerdo que TE QUEREMOS.
¡Que afortunados somos de que aparecieras en nuestras vidas! nunca podré agradecerte lo suficiente todo tu apoyo, paciencia, cariño, empatía y amor.

Y me voy a la tarta, pues por mucho que diga, siempre me quedaré corta y aunque ella sabe sobradamente lo que siento, quería hacerlo público, porque todo es poco para ella y amor, con amor se paga…..

Ésta es una tarta fría de mousse de chocolate blanco, con chocolate al caramelo, sobre una base de bizcocho de almendra y nueces y decorada con flores de piña natural.
Y la he bautizado como “Tarta fría de chocolate blanco ANAEL” Me hubiera gustado hacer algo mas artístico y elaborado, pero en plena ola de calor, con la calígula y humedad de Valencia, me ha sido imposible.

Necesitaremos:

Para la base de bizcocho;

  1. Un huevo
  2. Azúcar
  3. Harina
  4. Almendra molida
  5. Nueces picadas
  6. Un poco de mantequilla y harina para encamisar el molde

Para la mousse;

  1. Cuatro yemas de huevo
  2. 500ml de nata para montar 
  3. 50g de azúcar,
  4. 200ml de leche3 entera
  5. 200g de chocolate blanco
  6. 200 g de chocolate al caramelo
  7. Cinco láminas (hojas) de gelatina 

Para las flores;

  1. Una piña natural

Este tipo de tartas y con mi microminiiiiii cocina, (en la que no cabe mas de una persona y apenas tengo banco para trabajar ni para nada), prefiero hacerla en distintas fases, aparte de que el bizcocho es bueno que se repose al ser tan fino, así que un día preparo el bizcocho, las flores y los adornos y al siguiente el resto de la tarta. Comenzaremos abriendo y picando, (no mucho)  unas cinco nueces para un molde de 19cm. 

Blanquearemos un huevo con 40g de azúcar blanquilla, batiendo hasta doblar el volumen
Añadiremos 25g de harina (yo suelo utilizar para casi todo harina de fuerza) tamizándola sobre el bol

y a continuación incorporamos 25g de almendra molida cruda

mezclamos bien los ingredientes
Encamisamos un molde untándolo de mantequilla primero y espolvoreando sobre ella la harina, cuyo exceso eliminamos volcando el recipiente boca abajo sobre la pila y golpeando en un lateral con la mano 
esparciremos sobre el mismo la mezcla
y hornearemos con el horno precalentado a  180º con calor arriba y abajo durante unos 20 minutos. 
Como siempre os digo, cada horno va de una manera y necesita unos tiempos, controlad el vuestro porque al ser una capa tan fina se os puede quemar. Una vez esté doradito, sacaremos a enfriar a la rejilla. So no lo usáis seguidamente (tal y como os aconsejo), podéis envolverlo en papel film y dejarlo hasta el día siguiente en el frigo.
Para proceder a realizar las flores de piña natural, pelaremos
la piña dejándola totalmente limpia y cortaremos en rodajas lo mas finas posible. Si tenemos una mandolina es lo ideal, pero si no, podremos hacerlo con un cuchillo extremando las precauciones
Iremos colocando las rodajas de piña sobre papel de cocina absorbente con el fin de que quede en ellas el mínimo jugo de piña posible
Las pondremos en una bandeja de horno y la tendremos a unos 80º el tiempo necesario para deshidratarlas
Transcurridos unos 45 minutos les daremos la vuelta y dejaremos el tiempo suficiente para que se sequen
Hemos de ir controlando el horno
porque es muy importante que se sequen y doren sin quemarse
A medida que se vayan deshidratando, las colocaremos sobre papeles de magdalena y dejaremos hasta el día siguiente para que cojan forma de “flor”.
Cuando vayamos a proceder a preparar el resto de la tarta, pondremos unas hoja de papel sulfurizado sobre la base de un molde, pinzaremos, y colocaremos alrededor unas láminas de acetato, ésto es opcional, yo suelo hacerlo para un mejor acabado y por si la mezcla sobresale del molde
colocamos nuestra base de bizcocho en el fondo
ponemos a calentar en el microondas 100g de nata de montar
troceamos 200g de chocolate al caramelo 
 
y mezclamos en la nata caliente hasta que esté totalmente integrado y dejamos reposar
En agua tibia ponemos cinco hojas de gelatina a hidratar, o seguimos las instrucciones del fabricante
Ponemos a calentar 100ml de leche entera, teniendo en cuenta que no debe llegar a hervir
Separamos cuatro yemas de las claras, las ponemos en el mezclador
y añadimos a las yemas 50g de azúcar blanquilla con varillas eléctricas o a mano
 una vez blanqueadas las yemas, iremos echando la leche caliente al hilo a la mezcla sin dejar de batir
un vez bien mezclado volcaremos todo en el cazo que hemos calentado la leche y dejaremos a fuego bajo, escurrimos bien la gelatina y añadiremos al cazo, removiendo
mirad el calor que hace en mi cocina….la tableta de chocolate parece plastilina. No vuelvo a hacer una tarta hasta que llegue el invierno jajajaja 
Mezclamos el chocolate sin dejar de batir, es importante que ésta mezcla espese pero CUIDADO que no se queme ni lo mas mínimo. Retiramos del fuego y dejaremos templar
Ahora llega el momento de montar la nata, sin azúcar. Para ello, que esté muy fría de la nevera
Una vez templada la crema inglesa con la gelatina la volcaremos en un bol
y ha llegado el momento de poner en marcha todo nuestro cariño y paciencia. Con movimientos envolventes de arriba hacia abajo iremos mezclando con mucha suavidad la nata montada con la crema inglesa con el fin de que baje lo mínimo
hasta que quede totalmente integrada
pondremos en un biberón la crema de caramelo
y cubriremos la base de bizcocho con una capa decapa de chocolate al caramelo
a continuación y poniendo una cuchara boca abajo pondremos sobre la capa de caramelo la mezcla de crema con nata que ya estará casi fría
con el biberón haremos sobre la crema unos dibujos en espiral 
y formaremos unos remolinos con un palo de brocheta o similar. Dejaremos 24 horas en la nevera o 6 horas en el congelador.
La sacaremos y decoraremos a nuestro gusto o según la inspiración del momento. En éste caso hice el nombre de mi nuera (como no va a ser un ángel si lleva nombre de arcángel 😉 formando las letras en pasta de fondant y pintando con nácar comestible
y formando una guirnalda con las flores de la piña
La degustaremos muy muy fresquita
Con un cava rosado
tras un excelente aperitivo hecho por mi consuegra y una deliciosa e inmejorable paella que a pesar del calorazo, ha preparado mi consuegro.
Es importante que la comida esté rica
Pero cuando la compañía es perfecta, no se puede pedir nada mas.

Por muchos años, preciosa y muy muy buenos

 ……”A la taula i……BON PROFIT!!!!”
Si habéis llegado hasta aquí abajo, gracias por vuestra paciencia y si
os gusta mi tarta,y no os habéis aburrido de ver taaaaaanta foto
jajajaja, podéis compartirla y clicar en g+1 para que llegue a más
gente.
Espero vuestro comentarios que para mi son MUY importantes y recordad que también estoy en Facebook https://www.facebook.com/El-calaixet-de-la-iaia-533062140099386/

Comments

Deja un comentario