Conejo al cava paso a paso foto a foto

«Refrany; La llebre és de qui l’alça, i el conill, de qui l’alcança» La liebre es de quien la levanta, y el conejo de quien lo alcanza.

Pues nosotros hoy hemos tenido la suerte de comer un conejito recién alcanzado, aquí está ya guisadito y troceado, dispuesto para dar buena cuenta de él. Es un conejo criado de casa y ecológico, aunque mejor ni lo pienso, porque entonces, ni lo como, y me perdería un auténtico manjar como podréis comprobar

La carne de conejo tiene un alto contenido de vitaminas B3, B6 y B12. Una ración de carne de conejo aporta más del 100% de la cantidad diaria recomendada de vitamina B3, casi el 40% de vitamina B6 y el triple de las necesidades de vitamina B12.
Más razones para pasarnos a su carne es su contenido en fósforo, selenio y potasio. Por su parte, los hipertensos pueden lanzarse sin miedo a su consumo dado su bajo aporte de sodio. Otro de los caballos de batalla de los grandes consumidores de carne es el ácido úrico. Afortunadamente, la carne de conejo carece de estos problemas. Además, las dietas de adelgazamiento o simplemente la apuesta por una alimentación sana no pueden perderse este tipo de carne blanca ligera y digestiva, pues 100 gramos de conejo no sobrepasan las 140 calorías.
No puede faltar en nuestra mesa,esta carne blanca, sin grasas y con muchas proteínas, os animo a consumirlo, porque está riquísimo.
Hoy, he pensado cocinarlo al cava, porque con unos trocitos y los menudillos, y otros productos recién cogidos del huerto, voy a preparar un arroz caldoso para comer y el resto haré un guisadito para la cena.

Necesitaremos;

  1. Un conejo
  2. Una cebolla morada
  3. Dos dientes de ajo
  4. Una botella de cava brut
  5. Dos hojas de laurel
  6. Una ramita de tomillo fresco
  7. Tomillo molido
  8. Pimentón de la Vera
  9. Aceite de oliva
  10. Tres clavos
  11. Nuez moscada
  12. Sal
  13. Pimienta

Salpimentamos los trozos de conejo y en aceite de oliva caliente, lo doramos y reservamos

Picamos la cebolla morada
y la ponemos a pochar en el mismo aceite
añadimos las dos hojitas de laurel enjuagadas
y los dos dientes de ajo laminados y los tres clavos de olor
un poquito de tomillo molido
una pizca de nuez moscada
una cucharadita de pimentón de la Vera
y rapidito rapidito, para que no se nos queme el pimentón añadimos el cava, si está fresquito y nos ponemos un culín de copa, para saborearlo un poco…no se va a notar nada ¿eh? 😉
Taparemos y dejaremos cocer a fuego lento hasta que veamos que el conejo está muy tierno y eliminado el exceso de cava, quedando un caldito espeso
como podéis ver en la foto
dejaremos reposar unos minutos y emplataremos, dedecorando con una ramita de tomillo fresco
un plato delicioso y el conejo que se deshace simplemente
apoyando el tenedor
«A la taula i……..BON PROFIT!!!»
Si os gusta mi receta, podéis compartirla para que llegue a más gente.

Espero vuestro comentarios que para mi son MUY importantes y recordad que también estoy en Facebook https://www.facebook.com/El-calaixet-de-la-iaia-533062140099386/

Deja un comentario