Perdiz Valle con alubias moradas y rebollones paso a paso foto a foto

“Refrany;
Val més un pardal a la mà que una perdiu en l’aire”.

Vale mas un pájaro en la mano que una perdiz en el aire.
“Perdíu amb fessols morats i revollons”

Ésta entrada era para el reto de Noviembre de Cocineros del Mundo, pero para no saturar demasiado, al final se me quedó sin subir. Como apetecen mucho los platos de cuchara, la subo hoy.

Hay muchas clases de alubias, pero la moradas me encantan, aunque mi marido dice que no son tan finas como las demás, no hace ascos cuando las sirvo….más bien se chupa los dedos, como me ha ocurrido con el guiso de hoy.
Otro de los platos inventados para usar las muchas setas que me trae y que en su honor, titulo con el apellido de “Valle”


Tenía en el congelador una perdiz de caza, y he aprovechado para hacer un guiso muy tradicional.
Pero si no podéis conseguir perdiz o no os gusta, éste plato lo he cocinado también con pollo picantón y queda delicioso. 

Para dos comensales necesitaremos;
  1. 200 g. de alubias moradas
  2. Perdiz. En éste caso es de caza, más sabrosas  pero menos tiernas que las de granja, que se pueden encontrar en cualquier carnicería o supermercado.
  3. Una cebolla
  4. Una zanahoria
  5. Un par de dientes de ajo
  6. Dos ñoras
  7. Un tomate maduro
  8. Un vaso de vino blanco
  9. Rebollones, y en éste caso en conserva casera, recolectados por mi chico
  10. Romero
  11. Tomillo
  12. Pimentón de la Vera
  13. Aceite de oliva
  14. Sal
  15. Pimienta

Comenzaremos poniendo las alubias a remojo 12 horas antes, desecharemos el agua del remojo, y las pondremos al fuego en agua fresca
trocearemos la mitad de las verduras con las ñoras y las meteremos en una bolsa de algodón de cocción, reservaremos el resto de verduras
Introduciremos la bolsa
un chorrito de aceite de oliva
y sal, y lo dejaremos hervir
cuando de los primeros hervores,desespumamos para quitar las impurezas
y dejaremos cocer aproximadamente durante hora y media o dos horas a fuego lento
recordando “asustar” de vez en cuando con agua fría, un total de tres veces. Esto se hace para bajar el hervor y evitar que la alubia pierda la piel, y con el fin de evitar que el almidón de la alubia se cristalice y las endurezca. Solo hay que poner la cantidad de agua justa para parar el hervor cada vez.
Mientras tanto salpimentamos las perdices por ambos lados
y ponemos a sofreir en aceite de oliva caliente
añadimos la mitad de la verdura que habíamos reservado
y cuando esté el sofrito listo, añadimos la hoja de laurel enjuagada
un poquito de tomillo
un poquito de romero
y el pimentón de la vera
rápidamente pondremos un vasito de vino blanco, que también puede ser tinto, caldo de ave o agua y dejaremos cocer
a fuego lento con la olla tapada hasta que veamos que la perdiz esté tierna, en mi caso ha sido una hora (si se os queda seco podéis añadir agua)
cuando las alubias estén tiernas, apartamos del fuego sacamos las verduras de la malla de cocción, quitamos la piel a las ñoras y junto a las verduras que han cocido con las perdices y el caldito de ambas cocciones, las trituramos
ponemos en la misma olla las perdices y las alubias e incorporamos las verduras trituradas con el caldo
añadimos los rebollones
y removemos dando movimientos circulares a la olla con las manos, para evitar que se nos rompan las alubias
Tapamos de nuevo y a fuego mínimo dejamos unos seis o siete minutos para que se unan todos los sabores
 listo para emplatar
y disfrutar de un excelente plato de cuchara
digno del mejor restaurante. “A la taula i…BON PROFIT”

            Espero vuestro comentarios que para mi son MUY importantes y recordad que también estoy en Facebook https://www.facebook.com/El-calaixet-de-la-iaia-533062140099386/

Deja un comentario