Crème brûlée con carpaccio de caqui caramelizado paso a paso

“Refrany;
La crema, si és ben cremada, a xics i grans agrada”

La crema, si está bien quemada a chicos y grandes gusta.

Crème brûlée con carpaccio de caqui caramelizado.

La créme brûlée es una especialidad de la repostería francesa parecida, aunque no igual, a la crema catalana.
Por supuesto podéis prepararla sin mas, es decir sin el caqui, pues por si sóla, es sumamente deliciosa y mucho mas fácil de lo que parece, en serio. 

Como ésta entrada tiene muchas fotos, y una imagen vale más que mil palabras, no me enrollo más (jajajaja)  y voy al grano 😉
Necesitaremos para cuatro comensales;

  1. 350ml de nata
  2. 6 yemas de huevo
  3. 75g de azúcar
  4. Una vaina de vainilla
  5. Azúcar
  6. Dos caquis
Comenzaremos aplastando con el cuchillo la vaina de vainilla
la cortamos por la mitad y extraemos las semillitas, la vaina la podemos  aprovechar para ponerla en un tarro con azúcar y obtendremos azúcar vainillado
volcamos la nata en un cazo, si queréis aligerar ésta recta, podéis usar leche en lugar de nata, pero el sabor no es el mismo
ponemos las semillas de la vainilla y colocamos el cazo a fuego medio
donde iremos removiendo para evitar que se pegue, hasta que suba el hervor
retiramos del fuego y dejamos reposar unos 10 minutos tapada con papel film tocando la nata para evitar que se haga costra
ponemos agua caliente en un cuenco y colocaremos sobre el mismo el bol con las yemas
vamos a blanquearlas y para ello batiremos con las varillas
mientras echamos el azúcar con el fin de introducir aire para que aumente de volumen y espese, y el agua caliente nos ayudará a hacerlo mejor
una vez blanqueadas, seguiremos batiendo con las varillas, mientras añadimos poco a poco la nata con la vainilla que teníamos reposando
Preparamos sobre una bandeja de horno 4 ramenquines o recipientes refractarios, donde repartiremos la crema
introdicimos en el horno precalentado a 130º durante 20 minutos en mi horno, recordad que cada horno es un mundo y necesita unos tiempos distintos
Una vez la crema adquiera una consistencia similar a las natillas, retiramos del horno y dejamos enfriar
añadiremos un poco de azúcar
y quemaremos con el soplete para hacer una capa de caramelo. Ésta crema así sin mas, podéis servirla que quedaréis como reyes.
y ahora vamos con nuestro protagonista después de lavarlo bien, porque vamos a comerlo con la piel.
El caqui persimón que usaremos cuando esté en su adecuado punto de madurez, ya que si está verde resulta áspero. Por si no conocéis el caqui, a mi parecer es una mezcla entre mango, melocotón y albaricoque que merece la pena comer ya que tan solo una pieza, aporta la ingesta adecuada diaria de calcio, hierro y magnesio, y altos niveles de potasio y cobre.
Quitaremos la parte de la hoja y cortaremos por la mitad
con un cuchillo muy afilado haremos cortadas muy finas 
hasta mas de la mitad
del trozo sobrante, sacaremos una bola de carne de caqui
peparamos un palillo
que hundiremos en el centro de las cortadas 
y la punta del mismo en la bolita que habíamos sacado del trozo sobrante
iremos abriendo cortada a cortada alrededor del eje del palillo
e iremos colocando sobre cada terrina de crema
coronaremos con una cereza, arándano o fruto rojo,

 espolvoreamos con azúcar

y quemamos suavemente con el soplete. Reservamos en el frigo hasta el momento de servir
Una vez haya cogido frío, ya podemos consumirlo

ya podemos consumir

tendremos un delicioso postre
con el que nos deleitaremos

y deleitaremos al resto de comensales

“A la taula i …..BON PROFIT!!!

    Gracias por leerme.Si os ha gustado mi receta, podéis compartirla y clicar en g+1 para que llegue a más
    gente.
Espero vuestro comentarios que para mi son MUY importantes y recordad que también estoy en Facebook https://www.facebook.com/El-calaixet-de-la-iaia-533062140099386/

Comments

Deja un comentario