Tarta Charlota semifría de tiramisú paso a paso foto a foto

“Refrany;
A la presó i al llit, es coneix el bon amic”
En la prisión y en la cama, se conoce al buen amigo.

Tarta Charlota semi fría de Tiramisú.

Dice la leyenda, que durante el Renacimiento se consideraba al Tiramisú como un potente afrodisíaco, por lo que las venecianas se lo preparaban a sus amantes al caer la noche para proporcionarles energía, otros consideran su nacimiento en la Toscana bajo el nombre “Zuppa del Ducca” y sostienen que al llegar a Venecia se modificó su nombre y se lo denominó “Tirame su” (levántame para arriba, haciendo alusión al efecto del café),

y también cuenta otra leyenda que las madames de los burdeles de Treviso, a los clientes habituales y las chicas les ofrecía éste dulce, el tiramisú, para que tuvieran mas “ánimo”.

Leyendas y cuentos apartes, lo cierto es que me encanta el tiramisú, y cuando Lola y Javier nos invitaron a comer, pensé en hacer uno, pero para que aguantase mejor,ésta vez lo hice en forma de tarta de Charlota semi fría.  He probado muchas variantes de tiramidú, pero no encuentro ninguna receta que me
guste tanto como ésta que hago desde que conseguí la descripción de unos vecinos italianos que tuve un año en la caseta de La Patacona, y que hago igual, pero cambiando el Amaretto por un chupito de whisky, y lo mismo opinan quienes prueban este tiramisú en charlota y semifrío o el que hago así http://elcalaixetdelaiaia.es/2013/11/tiramisu/

Los ingredientes dependen del tamaño del molde, yo lo hice con uno desmoldable redondo de 20 cm. y como cada bizcocho lo podemos usar como referencia de una porción, salen perfectamente 17 porciones normales o 9 muy grandes.

  1. 38 bizcochos de soletilla
  2. Dos tarrinas de queso Mascarpone
  3. Una tarrina de queso tipo Pliladelplia
  4. 8 yemas de  huevo
  5. Un churrito de whisky
  6. 150 ml de café fuerte
  7. La raspadura de un palito de vainilla
  8. Cacao puro sin leche ni azúcar
  9. 150 gr. de azúcar glas
  10. Una pizca de sal
  11. Chocolate puro en virutas
Este postre no me gusta muy dulce porque prefiero notar el sabor del queso, y la amargura del cacao puro, pero si sois muy golosos añadir mas azúcar.
Juntaremos en un cuenco los quesos, el azúcar, la sal, la vainilla (no tiréis la vaina que la aprovecharemos) las yemas cuyas claras guardaremos para hacer un Angel food cake (Pastel de ángel) y lo mezclamos usando por ejemplo las varillas de la batidora
En un molde de 26cm. colocaremos sobre su base una hoja de papel sulfurizado o de horno, y las paredes las untaremos con un poquito de aceite o mantequilla. Cortamos una de las partes de los bizcochos dando forma recta y colocamos con el corte recto hacia dentro, hasta forrar toda la pared.
Colocamos sobre la base bizcochos, utilizando también las puntitas que hemos cortado del bizcocho para rellenas huecos, que aquí no se tira nada
Preparamos un café muy fuerte, ponemos un chorrito de whisky y pincelamos ligeramente los bizcochos sin empaparlos demasiado
Añadimos una capa de crema
y otra de bizcochos en dirección contraria a la primera capa
que también pincelamos
volvemos a cubrir con crema
colocamos la última capa de bizcochos en la misma dirección que la primera
pincelamos
y ponemos el resto de crema
cubrimos con papel film o tapa y al congelador toda la noche
Al día siguiente sacamos del congelador, desmoldamos con suavidad
y gracias al papel sulfurizado desplazaremos sin problemas la tarta a un plato o bandeja
espolvoreamos con cacao sin leche ni azúcar
cubrimos con cacao puro hecho en virutas con la mandolina y decoramos
Como en éste caso era para transportar
La coloqué en un recipento que tengo para éstos casos
aquí se ve la porción
y aquí el corte de la tarta
“A la taula i….BON PROFIT!!!”
Si te gusta mi receta, puedes compartirla y clicar en g+1 para que llegue a más gente.
Espero tus comentarios y recuerda que también estoy en Facebook https://www.facebook.com/El-calaixet-de-la-iaia-533062140099386/

Comentarios

Deja un comentario